martes, 7 de febrero de 2006

Simeone, alma de ganador

Leo que se va Simeone, que deja el "pasto" (que dirían los argentinos) por el banquillo. Y creo que se va un trozo de la historia del Atlético, que se va un futbolista que sintió como (casi) nadie la camiseta de este club, que estoy seguro sintió como (casi) nadie la camiseta de todos los clubs donde militó (y no han sido pocos).
En un mundo, el de los futbolistas, tan mercantilizado, en el que (salvo contadas excepciones) sólo se ama el dinero, merece la pena encontrarse con un tipo como él capaz de decir y repetir hasta la saciedad: "La puerta no se la cierro a nadie. Y al Atlético menos".
Me dirán que no tenía una gran técnica. Cierto. Me dirán que era muy sucio (brutal lo de Julen Guerrero). Discutible, pero vale. Pero tenía algo muy extraño en el fútbol de hoy, sobre todo en el Atleti: tenía alma de ganador. Así nos fue con él. Suerte en los banquillos, Cholo!

2 comentarios:

Victor Hegelman dijo...

Una semana después del pisotón a Julen, Couto le hizo hizo al Cholo un boquete mucho mayor de un pisotón en partido de Copa en el Calderón y no se armó nada. Tiene narices que la fama de asesino del Cholo la propaguen los que otrora jalearon a Benito o Angel, y no hace tanto a Hierro o Salgado. Por no hablar de Pablo García.

Vale ya de hablar de suciedades que son muchos los que tendrían que empezar la limpieza en su propia casa.

Saludos.

Vicente S. dijo...

Tienes toda la razón del mundo: todos ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Lo del Cholo a Julen no estuvo nada bien pero todos se ocuparon en "repartir la mierda" mientras que, en el incidente que citas de Couto y Simeone, el Cholo salió tras el partido y dijo: "Las cosas del campo se quedan en el campo"