sábado, 29 de diciembre de 2007

Un atlético en Liverpool (IX): La falacia

Fernando Torres consiguió el pasado miércoles en el llamado “Boxing Day” (Día de las Cajas) su noveno gol en la Premier, el 15 º si sumamos todas las competiciones. Con esta cifra, el Atlético de Madrid parece ser que cobrará medio millón de euros adicional a lo que fue el coste del traspaso.

Aprovechando esta circunstancia, la prensa afín a la directiva atlética ya se está encargando de “vendernos” otra vez las bondades del traspaso para tratar de volver a alimentar esa falacia de que el traspaso ha sido bueno para todas las partes. Ya se sabe aquello de que “una mentira mil veces repetida acaba convirtiéndose en una verdad”.

El traspaso ha sido bueno para Fernando Torres, de eso no cabe ninguna duda: ha pasado de un equipo en el caía sobre él toda la responsabilidad y en que tenía que hacer “de todo” a un equipo en el que cada uno hace su trabajo, en el que no tiene que desgastarse bajando al centro del campo a por balones, en el que está fresco para hacer lo que mejor sabe y en el que, al no ser la máxima estrella (pese a estarse convirtiendo en un ídolo), no están fijos sobre él todos los ojos.

También ha sido bueno el traspaso para el Liverpool: a pesar de haber pagado una buena cantidad de dinero, ha conseguido un delantero con una enorme proyección y llamado a ser uno de los referentes del fútbol europeo en los próximos años. Pero no sólo es que sea una opción de futuro, es ya está demostrando este año lo que es y lo que mucha gente le niega. Cuando finalice esta temporada, analizaremos los registros goleadores de Fernando Torres y los de Didier Drogba, Thierry Henry, Cristiano Ronaldo o Wayne Rooney, considerados los delanteros de referencia de la Premier en los últimos años. (Si alguien considera que se deba añadir algún delantero a esta comparativa, estoy abierto a ello).

Pero el traspaso no ha sido positivo para el Atlético por mucho que nos quieran hacer creer que su venta ha posibilitado el hacer un mejor equipo. Filosóficamente, es una mentira porque “a los símblos no se les vende, bajo ningún concepto”. Y deportivamente, es una falacia porque creo que podría haberse hecho el mismo equipo sin haber vendido a Fernando Torres. En primer lugar, porque creo que el dinero para fichar a Agüero y para renovar el equipo este año (unos 80 millones de €) no vienen de la venta del jugador sino de la venta del Calderón. Y lo segundo, porque, suponiendo que la mejora del equipo provenga de su venta porque podría haberse ahorrado bastante haciendo una buena gestión deportiva y no trayendo, por ejemplo, a Reyes o a Cléber Santana. ¿O no?

2 comentarios:

Billie dijo...

Pensemos en los 12 kilos de Reyes y los 6 de Cleber Santana. Luego pensemos que Torres se vendió por 32, ampliables a 36 por objetivos. Y que alguien me explique si vender a Torres fue beneficioso.

London dijo...

Vender a Torres nunca puede ser beneficioso porque es el símbolo pero sinceramente creo que el chaval támbién puso de su parte por irse. Y no le culpo con los equipos que le hacen año tras año. Torres es tan buen atlético que marchó en silencio sin decir una mala palabra y obligando a la directiva a hacer un equipo competitivo de una vez por todas. PD- con lo de Reyes no estoy de acuerdo. Es un muy buen jugador y tener a un tío así en el banquillo es de equipo fuerte