domingo, 14 de octubre de 2007

Todo de cara

Hay días en que a uno todo le sale de cara y ese ha sido el caso de España esta noche: 1-3 en Dinamarca y la clasificación para la Eurocopa, casi sentenciada. Quien no haya visto el partido y vea sólo el marcador tendrá la impresión de que España ha hecho un excelente partido y que lo ha ganado con total solvencia, cosa que, por otra parte, tampoco nos viene mal.

Pero las cosas no ha sido tan fáciles: Dinamarca ha tenido muchas oportunidades de gol (Casillas ha estado inmenso, una vez más) y no ha merecido un marcador tan abultado.

En el minuto quince, Iniesta y Tamudo se han asociado y hecho lo que cada uno sabe mejor hacer: el blaugrana ha cogido un balón en la parte izquierda del ataque español, se ha deshecho de dos rivales con una facilidad pasmosa y ha puesto un balón para que el españolista lo rematase a gol.

Al filo del descanso, una buena combinación del ataque español ha facilitado la entrada de Sergio Ramos por la esquina derecha del área para batir al portero danés con un toque propio de delantero centro. Y de delantero centro de los buenos. Es sorprendente ver la cantidad de veces que futbolistas de los llamados grandes encaran a un portero y no son capaces de picarle la pelota cuando éste se tira al suelo.

En el segundo tiempo, los daneses han salido “a por todas” ya que la derrota les dejaba prácticamente sin opciones. Pero el poste y a Casillas han ido salvando a España hasta el minuto 87 en que los daneses han conseguido poner un inquietante 1 a 2 en el marcador.

Y cuando parecía que podíamos pasarlo mal hasta el final el partido, un tremendo zapatazo de Riera (que había debutado pocos minutos antes) ha cerrado el partido y, casi, nuestra clasificación.

Lo dicho, hay días que merecen la pena.

1 comentario:

fernando dijo...

Luis ha tapado muchas bocas. España demostró su clase en el momento decisivo.

un abrazo.