martes, 28 de agosto de 2007

Ronaldinho, Eto'o, Deco y los demás

En su debut liguero del pasado domingo en Santander, el Barcelona pareció dejar las mismas sensaciones que le llevaron a "regalar" la Liga el año pasado al Madrid. Mucho se había hablado de si era necesario recuperar la motivación y la implicación de todos los miembros de la plantilla y, sobre todo, de los cracks para recuperar el nivel que habían hecho del Barça el mejor equipo de Europa hace un par de temporadas. Y mucho se había hablado también de que esta pretemporada había sido completamente distinta a las anteriores y que la plantilla del Barça estaba mucho más motivada que la pasada temporada.

Pero, al margen de la implicación o no, creo que en ese vestuario subyacen una serie de problemas que no tienen fácil solución. Puede ser cierto que los tres cracks de arriba, el famoso REM, se habían acomodado al no tener competencia y que, siguiendo la teoría Cruyff, era necesario fichar un cuarto crack para que ninguno sintiese su puesto como seguro. Hasta aquí, todo bien. El domingo, en el primer partido de Liga, es Henry quien se queda fuera. Y, cuando llega el momento de saltar al campo, lo hace sustituyendo a Messi, posiblemente, el mejor jugador del Barça hoy por hoy. Y yo me pregunto: ¿es sustituido el argentino por criterios deportivamente objetivos o porque es el más "dócil" de los tres y no va a crear los problemas que crearía Eto'o y, en menor medida, Ronaldinho?

El segundo problema tiene que ver con Deco. Parto de la base de que, en forma y motivado, Deco me parece el futbolista más completo del mundo, ya desde sus tiempos en el Oporto: tiene pase, gol, visión de juego, tira faltas, defiende, es un líder, baja a por la pelota al medio campo y la conduce a los delanteros ... hace "de todo" y todo bien. Desde mediados de la temporada pasada, Deco ha perdido su sitio en el equipo titular en beneficio de Iniesta. Y parece que esta temporada va a seguir por el mismo camino. Y yo me preguno: ¿aguantará esta situación el portugués?

En la medida en que Rijkaard sepa manejar estas dos cuestiones, estará gran parte del éxito o el fracaso del Barça esta temporada.

2 comentarios:

Iñaki dijo...

No hay ninguna duda respecto al cambio Messi-Henry. Cambió al argentino porque el chaval no va a abrir la boca.

Y Deco me parece que no va a aguantar demasiado en esta situación. Complicado parece que salga en estos días que quedan antes del cierre de fichajes, pero en invierno podría marcharse. Mourinho anda detrás...

Un saludo y pasaros por mi blog si lo deseáis.

Pablete dijo...

Iniesta sustituyo a Deco y el Barsa se derrumbo.Es increible que un equipo de ese nivel juegue con dos clones como Xavi e Iniesta, paradigmas de lo que es en España un jugador sobrevalorado.