jueves, 31 de enero de 2008

No se puede permitir

Pues resulta que la crisis se instaló definitivamente en el Manzanares. Una insuficiente victoria por 3 a 2 ante el Valencia nos deja fuera de la Copa del Rey y, salvo milagro en la UEFA, en nuestro duodécimo año sin conseguir un título. Pero, ¿para qué va a protestar la afición? ¿Para qué le vamos a pedir responsabilidades a los del palco?

El partido se puede resumir de forma muy sencilla: 20 minutos absolutamente eléctricos, 25 de despiste y un segundo tiempo entero de incapacidad.

En un equipo ¿grande? no se puede permitir ponerte dos a cero en los primeros veinte minutos y permitir que te empaten en otros veinte y te dejen, otra vez, a dos goles de la eliminatoria.

No se puede permitir no tener en el centro del campo alguien que sepa "manejar" los partidos y dominar los tiempos del juego.

Y no se puede permitir que, otra vez, el equipo dé una imagen de incapacidad absoluta y de hundimiento físico en el segundo tiempo.

No se puede permitir que el único medio centro que tengamos, a estas alturas de temporada, sea Cleber Santana.

No se puede permitir que, tras la marcha de Maniche y los continuos problemas de Motta, no se haya fichado en invierno.

No se puede permitir que Fabiano Eller y Cleber Santana sean dos de los tres extracomunitarios del equipo.

No se puede permitir tener a "éstos" en el palco ni un sólo día más.

Pero, sobre todo, no se puede permitir tener esta afición. Pero lo de la afición lo dejaremos para mañana.

3 comentarios:

Billie dijo...

ciertamente, a veces, me cuesta indentificarme con buena parte de la grada, sus opiniones, comentarios y actitudes... espero tu análisis.

alex dijo...

Hoy y ahora acabo de descubrir este rincón atlético en la red. Y hallo algo de luz entre tanta oscuridad.
No sé si es más acertado el título del blog o el título del comentario de hoy.
Enhorabuena y un saludo atlético de otro atlético desencantado

Vicente S. dijo...

@ alex,
comentarios como el tuyo son una de las razones de ser de este blog y una de las razones que me impulsa a seguir con el blog, aunque yo no sea periodista y me actividad profesional está muy alejada de este mundo. Muchas gracias.