viernes, 18 de enero de 2008

La hipocresía blanca

No quisiera que pasara desapercibido en este blog el que hecho de que Bernardo Schuster se negase a felicitar a Goyo Manzano el pasado miércoles tras caer eliminado el Real Madrid ante el Mallorca en los octavos de final de la Copa del Rey. No sólo no le felicitó sino que le recriminó que hubiese hablado de los árbitros en la previa del partido.

Don Bernardo Schuster, que debe estar por encima del bien y del mal, puede hablar, irónicamente, de la región de procedencia de un árbitro o hacer declaraciones "estudiadas" sobre los trencillas. Pero Gregorio Manzano no puede manifestar sus miedos cuando en el partido de ida no le han pitado dos penaltys a favor que vería hasta un ciego. Penaltys que, por cierto, no vio don Bernardo.

Hace unos meses, coincidiendo con otro Atleti - Madrid (cuán cíclica es la historia) ya escribí sobre este mismo asunto y las distintas varas de medir del madridismo.

Por cierto, don Bernardo ¿sigue diciendo el himno del Madrid aquello de "cuando pierden, dan la mano"?

3 comentarios:

La quinta del Buitre dijo...

Muy mal Bernardo Schuster, así no va a ir a ningún sitio, con ese modus vivendi.

Lo que no entiendo es el título del post, no sería más lógico la hipocresía de Bernardo?


Un saludo, Vicente.

Vicente S. dijo...

Efectivamente, Andrés, si nos ceñimos exclusivamente a este hecho, el post debería titularse así. Pero, como reflejo en otros posts, ha habido muchos otros ejemplos similares de otros entrenadores, jugadores, directivos ... y por ello la generalización. Un saludo.

MUNDO FUTBOLERO dijo...

Me gusto mucho tu Blog, y me encantaría un intercambio de enlaces.
Para enlazarme por favor coloca el nombre de mi Blog en mayúscula:
MUNDO FUTBOLERO
http://mundofutbolero.blogspot.com

Si tienes otros blogs espero que me enlaces en ellos también. Me gustaría que me pases este dato de tu Blog: País en el cual fue creado. Este último dato es necesario para poder colocarte en algunas de las secciones de Links que se encuentran en mi Blog.

Un abrazo.