lunes, 17 de marzo de 2008

Un monumento a la dignidad

Más allá del partido realizado ayer por el Atlético ante el Levante, lo primero que me gustaría destacar en esta crónica es la tremenda dignidad demostrada por el equipo levantino durante, sobre todo, las últimas semanas de competición cuando están prácticamente deshauciados y cuando llevan meses sin cobrar. Cuando cualquiera de nosotros bajaría los brazos y se negaría a trabajar o, al menos, a dar lo mejor de sí mismo, los jugadores del Levante luchan hasta la extenuación.

El Levante lleva más puntos en nueve partidos de la segunda vuelta (11) que en toda la primera (8), habiendo conseguido en esta segunda vuelta más puntos, por ejemplo, que el Atlético que únicamente ha conseguido diez.

Otro hecho diferente sería ver si, al margen de luchar, juegan con la agresividad necesaria y si, en ciertas circunstancias, hubiesen metido la pierna, caso de haber estado al corriente de pago. Es sorprendente el hecho de que un equipo que ocupa el último lugar en la clasificación haya sido el único equipo de primera que no haya visto una sola tarjeta roja en lo que llevamos de campeonato. Curiosa estadística.

En cualquier, desde aquí, vaya mi reconocimiento a los jugadores y técnicos del Levante.

En cuanto al partido en sí, victoria cómoda para el Atlético (3 a 0). Pero las sensaciones fueron similares a las de partidos pasados. La defensa sigue siendo una desastre y no encajamos ningún gol porque por algo es último el Levante. El centro del campo tiene sus luces y su sombras motivadas (las sombras, digo), en gran medida, por el técnico. Sigo sin comprender cómo Camacho no juega más (ayer, apenas media hora tras no haber jugado nada en Zaragoza) y cómo Cleber Santana juega tanto (ayer, todo el partido). Lo que sí que parece claro es que el Innombrable ha agotado todas sus oportunidades y que Miguel de las Cuevas debe entrar mucho más en las rotaciones del equipo.

Y arriba, pues lo de casi siempre: pues que tenemos dos "zorros" que nos han sacado de muchos apuros y que son de lo poco en la plantilla que dan el nivel que habría que exigir para jugar en el Calderón. Ayer uno, Forlán, metió dos golitos y participó en casi todas las jugadas de ataque. El otro, Agüero, no tuvo su noche cara al gol pero en cada una de sus acciones sigue demostrando que es de los más grandes.

Y a estos dos se sumó ayer y ya viene sumándose hace varias semanas, Simao. El portugués, al muchos criticaron a principio de temporada, sigue una excelente línea ascendente y empieza a hacer con asiduidad lo que de él y de cualquier buen extremo se espera: desbordar, llegar a la línea de fondo y dar "pases de la muerte". Ayer, un gol y una asistencia "de esas de empujar" a Forlán. Bienvenido sea. Lo necesitaremos para lo que resta de temporada, empezando por las visitas a Sevilla (el próximo sábado) y a Villareal (el siguiente).

Hace dos años escribí sobre: ¿Qué interés tiene la Copa de la UEFA?

4 comentarios:

Nachito Barrón dijo...

Recién entré y noto que vamos por la misma senda con el tipo de comentarios acerca del Atlético. No le veo solución, al menos a corto plazo, con respecto a la defensa. Un tema que preocupa y mucho, de cara a lo que se viene.

Abrazo, Nacho

fernando dijo...

El Levante se está comportando con mucha dignidad profesional.

El At.Madrid se juega la Champions en estos dos próximos partidos. Dos derrotas, serían un palo muy duro.

un abrazo.

José Mª dijo...

Lo del Levante de Chapó, me encantaría que no se fueran a segunda, y si baja como todo parece, que sus futbolistas mantengan la categoría.
A por los tres puntos de la siguiente jornada eh?, jajaja
Un abrazo
http://senderobetico.blogspot.com

futbolsevilla dijo...

Hola que tal.

En primer lugar me gustaria proponerte que intercambiemos links. El mio es www.futbolsevilla.wordpress.com

En segundo coincido con Fernando. El Levante (igual que el Algeciras) bastante hacen con salir a jugar, porque yo de estar en su situación no se que haría.

Un saludo.