lunes, 26 de noviembre de 2007

"El Atleti es lo más grande que hay"

Resulta curioso comprobar cómo es completamente diferente ver un partido en el estadio, verlo en casa o hacerlo en un bar cualquiera de Madrid. En mi caso, por una serie de razones que no vienen al caso, esta última fue la opción elegida para ver el partido de ayer frente al Valladolid. En consecuencia, la primera dificultad fue encontrar algún local donde pusieran el partido. Dada la complejidad de la tarea y la tozudez del Atlético este año de marcar antes de que los espectadores se sienten, me perdí el primer gol.

El resto del primer tiempo transcurrió entre bostezos y sesteos: unos hacían lo que podían (el Valladolid) y otros (el Atleti) parecían no querer hacer mucho. Hasta que, al borde del descanso, pasó lo que tenía que pasar: el empate del Valldolid. Cuando no se cierran los partidos (¿Por qué?) y las delanteras contrarias entran en nuestra defensa como un cuchillo en la mantequilla, pasa lo que pasa.

Los primeros diez minutos de la segunda parte fue otra representación de la ruleta rusa a la que nos tiene acostumbrados este equipo este año (Moscú, Villareal, Sevilla y ayer, el Valladolid): en un fallo defensivo, Sisí adelanta al Valladolid, empata Maxi en una buena jugada, Llorente vuelve a adelantar a los pucelanos y Maxi, en una falta botada por Reyes pone el empate a 3, polémica incluida.

Poco después, Aguirre (o su hermano gemelo) decide meter en el terreno de juego a Forlán, quitando a ¡Zé Castro!, metiendo a Raúl García de central y poniendo a Maxi, tremendamente inspirado cara al gol, en el mediocentro junto con Maniche. ¿Cómo puede ser que haga este cambio el mismo entrenador que, hace dos semanas, quita a un delantero en Almería para meter a Motta y jugar con el trivote cuando vas empatado a cero?

Y, coincidiendo con este cambio, entra en el bar alguien que resulta ser aficionado atlético y me pregunta:

- Pero, ¿qué ha ocurrido?
- ¿Porqué?, le respondo
- Porque hace diez minutos iban uno a uno …
- Pues ya ves, que se han puesto a meter goles como locos, que esto es otra vez la ruleta rusa

El partido se rompe completamente, puede haber goles en cualquiera de las dos porterías, expulsan a Valera, Aguirre saca al terreno de juego a Eller, Jurado casi de lateral derecho, el Kun defendiendo (“Hasta eso lo hace bien”, comenta alguien)… Un despropósito.

- “Si en invierno fichásemos dos buenos defensas, éramos campeones de Liga”, me reconoce el aficionado atlético
- “Por fin alguien que piensa como yo”. (Pitarch, aparte de a los derribos, ¿te dedicas a algo?)

Y, a todo esto, aparece en el mismo bar otro aficionado atlético, argentino, que afirma que “no iba más al Calderón por no ver más a Leo Franco”, que “el era argentino, era de Independiente, que había visto debutar a Agüero con ‘el Rojo’ y que el Kun era lo mejor que había en el mundo”.

Y cuando parece que esta vez la moneda caerá de canto y que el tres a tres será el resultado final, centro de Forlán, Pablo que la peina y el lateral del Valladolid que remata contra su propia portería, dejando sin capacidad de reacción a Butelle. Impresionante abrazo con dos personas que no conocía de nada y una conversación para el recuerdo:

- “Me voy corriendo que tengo una novia muy sola por ahí”, comenta un servidor.
- “El Atleti es mucho más grande e importante que cualquier novia”, responde el aficionado argentino
- “Yo le dicho a mi mujer y a mi hijo que me bajaba a por tabaco y verás la que me va a caer pero esto tenía que verlo, el Atleti es lo más grande que hay”, sentencia el otro aficionado.

P.D.: Se celebró ayer en Durban (Sudáfrica) el sorteo para la fase europea de clasificación para el Mundial 2010. España resultó encuadrada en el grupo 5 junto con Turquía, Bélgica, Estonia, Bosnia y Armenia. Se clasifica el primero y el segundo juega la repesca, es decir, que debe ser bastante sencillo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen post y buen partido el que vimos ayer en el Calderón. Maxi impresionante y la defensa atlética también, aunque uno para bien y los otros para mal.

Por cierto otra vez no salgas corriendo porque tengas una novia perdida por ahí, te aseguro que por dos horas nadie se muere, o casi nadie vaya.

fernando dijo...

El ATleti es muy grande, pero nunca por encima de una novia o hermana ;)

Eso sí, las mujeres deben entender lo que sentimos los aficionados rojiblancos.

un abrazo.

JOSÉ I. FERNÁNDEZ dijo...

Este año uno no puede levantarse un segundo si no quiere perderse goles...

JOSÉ I. FERNÁNDEZ dijo...

La clave está en engañar a tu novia y hacerla atlética (o que la guste el fútbol, al menos).
Parece difícil, pero la mía hace 4 años no sabía lo que era un fuera de juego y ahora hace análisis sesudos de los partidos del Atleti.
No hay nada como llevarla dos partidos al Calderón y se imbuyen de la locura rojiblanca...