lunes, 1 de diciembre de 2008

El calendario

Siempre se ha dicho que España es un país de chapuceros. Y uno piensa que esa afirmación tiene especial realismo cuando hablamos de los dirigentes de fútbol.

En países como Italia o Inglaterra, Ligas mucho mejor organizadas que la nuestra, hace ya varios años que "condicionan" el sorteo del calendario liguero para que los enfrentamientos entre los denominados "grandes" tengan lugar hacia el final de cada una de las dos vueltas. Esto consigue un doble objetivo: por un lado, dota de mayor emoción a la Liga al dejar los duelos decisivos casi para el final. Y, por otro, consigue que, en la primera vuelta, estos duelos directos tengan lugar en diciembre, cuando hay menos apreturas de partidos de Liga de Campeones.

Parece ser que en España, este año alguien ha decidido hacer algo parecido y el "capricho" del calendario ha hecho que cualquier equipo juegue consecutivamente contra Sevilla, Barcelona, Madrid y Villareal. Esto provoca, lógicamente que los duelos entre estos cuatro se concentren en pocas semanas. Y, además, se ha programado para que estos enfrentamientos directos en la primera vuelta toquen en diciembre, prácticamente el único momento del año donde hay semanas sin competición internacional o de selecciones. Es decir, los "grandes" tienen semanas completas para preparar los partidos supuestamente más fuertes o más decisivos.

Pero hete aquí que, dada la gran trayectoria del Atlético en los últimos años y dado el gran ascendente de nuestros dirigentes en la Federación, nuestro equipo ha quedado excluido de ese grupo de los "grandes", habiéndose visto obligado a jugar contra Madrid, Barcelona, Villareal y Sevilla cuando había partido todos los domingos y todos los miércoles y se jugaba su clasificación para los octavos de la Liga de Campeones. Ahora, con la clasificación cerrada, tiene una semana completa para preparar duelos ante Sporting de Gijón o Español (con todos mis respetos).

Cuando menos, sospechoso, ¿no?

P.D.: Ello no es óbice ni excusa para justificar el hecho de haber sacado un solo punto en los enfrentamientos directos contra "los cuatro grandes" ni para estar a once puntos del lider y a cinco de la Champions en la jornada 13 ni para haber ganado sólo ni partido a domicilio ni para no haber sido capaces de ganar en Soria o Pamplona.

4 comentarios:

Tom dijo...

No estoy en absoluto de acuerdo. Lo que estoy es totalmente a favor del sorteo puro. Estoy un poco cansado de tanto sorteo teledirigido en todas las competiciones. Además que yo sepa en la liga inglesa han jugado ya partidos entre los grandes desde hace ya muchisimas semanas y que yo sepa no estaban precisamente en las últimas jornadas de la primera vuelta.

miguel diaz dijo...

Los llamados grandes a excepción del barça han demostrado que no lo son tanto. Los resultados obtenidos por Valladolid y Getafe ante ellos hacen que todavía sea más penoso el que obtuvo el Atleti.

Ahora no se puede fallar y tenemos que ganar el partido que viene y el siguiente.

un abrazo. miguel

imperioso dijo...

Lo bueno de todo esto es que no nos ilusionaremos y nos daran calabazas al final como nos ha pasado otras veces. Llegaremos al cinco jornadas como sextos y acabaremos quintos. A dia de hoy somos el sexto equipo de España por detras de Barsa,Madrid,Valencia,Villareal y Sevilla.
De todos modos hay que seguir al lado del gloriso equipo del atleti.
Firmado,imperioso.

Vicente S. dijo...

@ Tom,
yo también estoy completamente a favor del sorteo puro, por muchas razones. Y llevas razón en la de la Liga inglesa esta temporada, no se porqué razón se han escapado de lo que venía siendo su modo de proceder habitual.

@miguel díaz,
es cierto que el único equipo varios cuerpos por delante de los demás esta año es el Barça. Los demás estamos bastante igualados a despropósitos. Hay que ganar los tres partidos que quedan de aquí a navidad en Liga, por lo civil o por lo criminal.

@imperioso,
pues, si, aquí hay que seguir, a pesar de todo. Eso es lo único cierto.

@ todos,
gracias por seguir entrando y comentando en este blog que tan poco piede aparecer últimamente.