jueves, 7 de junio de 2007

Mis personajes (1): Roberto Carlos

Comienza esta tarde una nueva sección en este blog, una sección que hace tiempo tenía ganas de escribir y que son una serie de semblanzas u opiniones sobre una serie de futbolistas que, por un motivo u otro, sean actualidad (o no, quien sabe). No tienen porqué ser supercracks, ni mucho menos, aunque alguno lo será. Pero algunos de los que tengo previstos escribir próximamente son hombres como Mendieta, Costinha, Elmander y alguno más.

El primero (bueno, el segundo, porque mi post sobre Riquelme puede encuadrarse en esta serie) es Roberto Carlos:

Parece que Roberto Carlos deja el Real Madrid de forma definitiva. Y digo que “parece” porque los últimos años del brasileño han sido un continuo “no me quiero ir pero me echan”, “no me quiero ir pero me pagan más”, “me quiero ir pero me quiero quedar” y similares ... Es decir y en resumen, “yo quiero mucho al Madrid pero sólo si me paga más”. Curiosa forma de querer ...

Tras once años en la Liga española, se marcha un futbolista que ha marcado un época en el fútbol español, uno de los extranjeros más rentables, un lateral - extremo que, incluso, en sus años de decadencia, costaba encontrar un lateral izquierdo mejor que él. Sin tener los conceptos defensivos que cabría pedirle a un lateral, su velocidad suplía casi siempre con creces esas carencias.

Siempre destacó por su potente lanzamiento de larga distancia aunque, personalmente, creo que era mucha más la potencia que la colocación. Sus cifras de goles así lo demuestran: cinco goles es el máximo en una temporada, cifra que no está mal para un defensa, pero que creo es inferior a la percepción del aficionado.

Pero, además, sus cambios de juego, sus autopases y sus desplazamientos en largo dejarán un hueco difícil de llenar en el Bernabeu. Desde luego no me gustaría en el pellejo de su sustituto el próximo año.

Debo reconocer que, cuando llegó a España, procedente del Inter de Milán, me cayó bien: me pareció un jugador humilde, simpático y que podía aportar mucho al fútbol español. Pero, poco a poco, su carácter fue cambiando, se fue endiosando y muchas de sus declaraciones pasaron de una gran humildad a una gran altanería. Sólo hay que recordar sus “grandes dotes de adivino” cuando, con el Barcelona muchos puntos por delante, se atrevía a pronosticar, cada mes, que, al mes siguiente, el Madrid sería líder. O, cuando en medio de temporadas muy mediocres, se jactaba ante los periodistas de aquello de “tu no estás en el vestuario. Yo estoy cada día y te digo que el Madrid ganará, al menos, dos títulos esta temporada”. Títulos que, evidentemente, no se ganaban. A lo sumo, uno.

Pero el colmo de la grosería y la mala educación la alcanzó cuando, en un Atleti - Madrid, le pegó una patada al ramo de flores que, desde hace diez años, preside uno de los corners del fondo sur del Calderón en todos y cada uno de los partidos del Atleti. Otros jugadores lo han retirado, con más o menos respeto, pero Roberto ha sido el único que le ha dado una patada.

En resumen, se va un excelente futbolista, difícilmente reemplazable en muchos años pero que, como persona, dejó demasiados detalles feos a través de los medios de comunicación.

3 comentarios:

Silvi dijo...

Buen post!

Sobre el quería decir dos cosas:

La primera es que coincido contigo en que se va un gran jugador, Roberto Carlos ha dejado huella en el Bernabeu y creo que merecidamente.

Lo segundo es destacar lo que apuntas sobre su calidad tirando faltas, sinceramente, las tiraba con una potencia impresionante, pero para mí nunca fue bueno lanzándolas, porque tiraba TODAS las faltas del Madrid y eso son muchas la verdad, su promedio de faltas lanzadas goles metidos, fue muy bajo, cualquier otro lo hubiera superdado estoy segura.

Un beso.

PD. Lo del ramo lamentable!

fernando dijo...

Lo del ramo demuestra su poca educación. Nadie tira algo que está colocado. Es como si entras a un casa y tiras una silla porque te molesta. Hay que saber comportarse.

De todos modos, Roberto Carlos no da para mucho. Es más bien bobito.

Iñaki dijo...

Pues me remito al comentario que deja 'silvi. Se va uno de los mejores y más rentables extranjeros que ha habido en la Liga. Lo de las faltas ahí está, pocos goles en muchos lanzamientos. Nunca le considerado un buen lanzador.

Un saludo y pasaros por mi blog si lo deseáis.