jueves, 20 de mayo de 2010

Hemos perdido

Perdió ayer el Atlético la final de la Copa del Rey ante un Sevilla que metió un gol al princpio y, muy fiel al estilo de su delegado (el ínclito Cristóbal Soria), se dedicó el resto del partido a perder tiempo, organizar tanganas, jugar al límite del reglamento (pero por fuera) ... Todo ello con la anuencia y complicidad de un Mejuto González que no supo (o no quiso) cortar ese juego.

Antes del partido, percibía en la afición y en los medios de comunicación la sensación de que, habiendo ganado la Europa League, la temporada ya estaba "hecha", que era una buena temporada, que la final de Copa era "un regalo" y que, en cierto modo, no pasaba nada si se perdía. Sensación que no me gustaba nada y que espero no se trasladase a los jugadores.

Y después del partido, pues más de lo mismo: que si hay que estar orgullosos del equipo (totalmente cierto), que si es mejor perder así que ganar como ganó el Sevilla (mucho más cierto, el fin no justifica los medios, al menos para mí), que si lo de la afición es para quitarse el sombrero (fiel, más que ninguna en el mundo; pero me reitero en que no es buena) ...

Pero hay un pequeño detalle que parece olvidarse: y es que HEMOS PERDIDO, que no somos campeones. Y es verdad que sentí asco cuando Navas sentenció el partido y no volví a mirar la tele. Y por primera vez en más 20 años que llevo viendo finales de Copa, no quise ver cómo le entregaban la Copa al campeón porque no entiendo el fútbol de esa forma.

Todo eso es rigurosamente cierto. Pero las lágrimas de alegría del miércoles pasado se transformaron en lágrimas de rabia y pena ayer porque el Atlético perdió. Y eso no lo compensa nada. Al menos, a mi.

3 comentarios:

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

una vez más, la afición estuvo por encima del equipo. Falta más sentimiento atle´tico. un abrazo.

jose1903 dijo...

Es cierto que hemos perdido. Pero es que aunque hubiésemos ganado las dos la temporada sigue siendo una pena. Lo más destacable de este final de liga es que nos hemos quitado, en parte, el san Benito de pupas. Habrá que ver como gestionan los fichajes del año que viene para armar un equipo con garantías y a medio plazo para aspirar a competir con un juego de calidad.

India rojiverde dijo...

Es curioso ver cómo varía la historia de quien vio la final por televisión a quien la vivió en el estadio. Los partidos se ganan o se pierden, se deciden por detalles o por casualidades y un resultado no puede ser la diferencia entre una gran temporada y una mediocre. La temporada estaba sentenciada antes de jugar la final, y ya sólo nos quedaba disfrutar de ella. Una lástima que no pudieras hacerlo, y ojalá sí que estés presente en la del año que viene. Y que la ganemos.

Un abrazo.