lunes, 23 de febrero de 2009

Ambición, qué bonito nombre tienes

Antes del parón navideño, el Atlético acababa de encaramarse a la tercera posición, venía de un racha de quince partidos sin perder (entre todas las competiciones) y superaba por un punto al Madrid en la clasificación y estaba a once del líder, el Barcelona. Desde todos los estamentos del club, el mensaje era el mismo: "el objetivo son los cuatro primeros puestos", "ha sido difícil llegar pero más difícil será mantenerse" ...

Antes de ese mismo parón navideño, el Real Madrid estaba a doce puntos del líder, Barcelona. El mensaje desde los estamentos de la Casa Blanca era "podemos ser campeones de Liga".

Hoy, apenas dos meses después, el Real Madrid es segundo a siete puntos del líder, Barcelona. El Atlético es séptimo, fuera de competiciones europeas, por debajo del Málaga (con todos mis respetos), a tres puntos de la UEFA, a cinco de la Champios, a 17 del Madrid y a 24 del Barcelona.

Ambición, qué bonito nombre tienes.

1 comentario:

fernando dijo...

Así es, si uno apuesta a ser primero, quizá no lo sea, pero luchará por serlo y acabará segundo. En el Atleti se renuncia a ser incluso tercero, sólo vale el cuarto puesto maldito. Un abrazo.