martes, 21 de octubre de 2008

Firme propósito

El pasado sábado, tras presenciar el partido entre Madrid y Atlético, salí del campo con un fuerte convencimiento. Convencimiento que no es fruto ni de la rabia, ni del cabreo, ni de la pena, ni de la desazón, ni de ningún sentimiento similar. Aunque, de hecho, debería decir que "no es fruto de la pena" porque ya ni me cabreo cuando el Atleti pierde ... hasta ahí nos han hecho llegar.

Y digo que no es fruto de ninguno de esos sentimientos porque tres días después sigo con el mismo propósito: pasarán años hasta que yo vuelva a ver un Atleti - Madrid en el Calderón.

Y no digo esto ...

... porque, una vez más, nos hayan marcado antes del minuto cinco (de hecho, los dos últimos años, antes del uno).
... porque tengamos que soportar a un entrenador que sale con cuatro mediocentros a jugar contra un equipo cuyo mayor agujero son las bandas (sí, las dos bandas).
... porque tras los seis goles de Barcelona, salgamos con la misma falta de concentración y sólo la fortuna y la ceguera del linier impidiesen que volviésemos a estar perdiendo por tres a cero en el minuto 10.
... por los repetidos fallos en defensa y la ausencia absoluta de jugadas de estrategia, ni en ataque ni en defensa.
... por llevar diez años sin ganarle al Madrid.

No, por nada de todo eso, que no es poco y que, ni mucho menos, es todo.

Sino por un hecho que nadie ha reseñado y con el que, en consecuencia, todo el mundo parece estar de acuerdo. Y es que, tras perdiendo todo el partido por uno a cero, empatemos en el minuto 90 y todos (jugadores y afición) vayan a abrazarse como si se hubiese ganado la Copa de Europa sin preocuparse de que apenas quedaba el descuento y que, para ganar, había que meter un gol más.

Por mucha alegría que produjese el gol, que a mi me la produjo ¿no era más lógico ir a por la pelota y sacar de centro inmediatamente y no perder ese minuto? ¿O acaso nos vale el empate contra el Madrid?

Se que muchos me criticarán diciendo que "es el momento", "es mucha frustración contenida" ... y cosas similares pero a mí, francamente, no me vale. Y en la complacencia de jugadores y directiva pero, sobre todo, de la afición, tenemos gran parte de los males de este equipo.

2 comentarios:

Imperioso dijo...

Yo los pondría a picar a todos ... millonarios de mierda ... mercenarios ... que vendan el estadio y que le regalen los pisos a los amigos del Gallardon.
A pesar de eso AUPA ATLETI
Firmado. Imperioso.

Billie dijo...

Tenemos mucha culpa pero a ¿quién le importa? a ti y a mi, sumale cuatro más y deja de contar porque el resto está esperando el partido de Champions de mañana. Saludos.